Creativos Vs. Talentos

Actualizado: 10 de nov de 2019

Así como en artículos anteriores, este tema surge en el debate acalorado con mis estudiantes y colegas en la universidad y genera tanta pasión, que me he visto obligado a sacarlo de las paredes del campus universitario.

Al referirme sobre el talento, en este caso, no me refiero a la capacidad creativa del individuo para resolver un problema, sino a aquella persona famosa que se desenvuelve a través de los diversos medios de comunicación como figura predominante públicamente. Me refiero a los artistas, comediantes y demás profesionales (o no) en el rubro.


El debate surge con la siguiente pregunta: ¿Es buena estrategia de marketing o publicidad utilizar famosos para nuestras campañas publicitarias?

En lo personal soy de los que piensan que invertir en una figura para potencializar las ventas de una marca, es falta de creatividad del mercadólogo o del publicista. Ya hace años una botella de refresco me enseñó que es capaz de vender mucho más gaseosas que Ricky Martin, Madonna, Michael Jackson, y Britney Spears.


El principal problema a la hora de utilizar una figura pública, es que el costo de inversión suele ser demasiado elevado. Sobre todo en la República Dominicana, que es casi misión imposible hacer que los consumidores sean fieles a una sola marca. O por el contrario, cuando por fin es persuadido y consume a través de un talento, el contrato debe ser bastante cuantioso para lograr que el talento en cuestión se fidelice con la marca… ¿Me doy a entender? He visto innumerables anuncios con el mismo rostro pero promocionando productos diferentes, entonces se me dificulta entender con cual empresa se identifica más o que influencia debería tener en el consumidor si el único factor común entre todas las campañas, es la cuenta bancaria del talento.


Particularmente, preferiría invertir ese presupuesto en buenos creativos, que sin necesidad de acudir a figuras públicas, es la apuesta más segura para convertir una campaña publicitaria en un fenómeno exitoso con diversos beneficios e incidencia en el consumidor.

El ejemplo perfecto es que muchos dominicanos recordamos aún la inversión realizada por una casa licorera nacional, basada en una campaña publicitaria enfocada en el afán de recordarnos las costumbres de nuestros pueblos, tanto así que aquellos comerciales son referencias constantes de la cultura Dominicana.

© 2019 Lony Fernández Álvarez

  • Icono social LinkedIn
  • Icono social Instagram
  • Icono social Twitter
  • Facebook icono social
  • Icono social de YouTube
Lony-Azul.png